Visitantes

Flag Counter

Translate

Páginas vistas en total

Entradas populares

lunes

capilla tlalpan




    Al sur de la Ciudad de México, en el centro de Tlalpan, se encuentra la Capilla de Capuchinas (1954-60) proyectada, construída, financiada y donada por Luis Barragán para la Congregación de las Capuchinas Sacramentarias del Purísmo Corazón de María.   Es en ésta obra donde L.B. logra condensar magistralmente sus conceptos de arquitectura.    A lo largo de su carrera L.B. encarga  al fotógrafo Armando Salas Portugal retratar sus obras más importantes, dichas fotos junto con los planos se exhiben en el sitio: www.barragan-foundation.com   (*ver "masterpieces").


16 comentarios:

josemanuel.alonso dijo...

José Manuel Alonso Vázquez
A1A NL2
Ensayo Capilla Tlalpan:

El pasado jueves 13 de Noviembre, junto con mi grupo, visitamos una capilla en Tlalpan diseñada por el arquitecto Luís Barragán .

Al entrar a la capilla, se entra a un espacio grande abierto , un patio que , junto con el oratorio fue lo que más me gusto.
Este patio era un espacio amplio, típico de Barragán , contaba con una fuente en una de las esquinas del lugar , detalle que en lo personal me resulta fascinante , ya que cambia la normalidad de poner una fuente al centro de un espacio; el Prof. Antonio a la salida nos enseño el sonido que la caída del agua producía.

Ya dentro , lo primero que nos enseñaron fueron un par de cuartos como de espera , los que me recordaron mucho a una especie de vestíbulo de su casa en el que empotraba una silla de madera a la pared. Los colores siguen siendo los mismos que representan a Barragán; aprovecha muy bien el amarillo y el blanco, como en su casa procura poner la menor cantidad de luces en un cuarto , e intenta multiplicar/reducir la luz cuando es necesario con la combinación de colores.

Respecto con las luces un detalle que siempre me ha gustado del arquitecto Barragán es el manejo de no mostrar los focos, siempre usar luces indirectas ( como las del Cedros ) , más que en una o dos habitaciones a lo mucho donde tiene que poner lámparas colgadas del techo ( cosa que no usa nunca Barragán , por lo general están pegadas a la pared y son indirectas).

El oratorio me aprecio impresionante, desde cierta perspectiva la cruz naranja parece estar encajada en la pared o más salida de lo que esta , es una perspectiva que se logro con el juego de colores entre la pared del fondo y la cruz , ya en el altar , se nos explico que carece de detalles ( casi todo el oratorio) ya que lo importante ahí es la adoración al santísimo , y al haber detalles , nos distraeríamos y lo ultimo que veríamos sería al santísimo.

El oratorio esta pintado de naranja ( el típico de Luís B.) y Blanco , y la única luz es la que entra por una especie de mural transparentoso.

Toda la casa cuenta con muebles que no han sido cambiados desde que el arquitecto los coloco, algunos de ellos la Madre nos explicaba que eran de pueblo , y aprendí que Luís Barragán usaba mucho este tipo de muebles por que él era de pueblo y los “llevaba” consigo en a donde fuera.

La visita me resulto muy cómoda por la localización y la logística que se manejo , además de que nos subraya el estilo de Barragán , me gusto mucho la técnica de luces con las que jugó a lo largo de la capilla .

Joaquín Peña Romero dijo...

Nuevamente tuve la oportunidad de acudir a una de las construcciones diseñadas por el arquitecto Luis Barragán. Junto con el grupo me presente a una hora de la tarde, especialmente para apreciar el juego que el autor hace con los colores. Visto como un edificio igual a los demás desde la calle, la capilla de Barragán no impresiona hasta que uno accede a su interior. En parte por las deliberaciones manejadas por el gobierno cualquier persona es capaz de dar un pequeño recorrido por las instalaciones del lugar, cosa que sería imposible si los religiosos mantuvieran su enclaustramiento de la forma en que se toma en Europa.
Iniciando con un pequeño recibidor que da paso a la calle, la capilla reluce como una construcción diferente. Ornamentada a la entrada por una monja, que clásicamente vende sus productos, la capilla muestra las características esenciales del arquitecto. Tan solo al continuar con el pequeño patio se puede apreciar al trabajo de Barragán, de un lado una malla que es constante en el lugar, la cruz monumental en otra de las paredes, la combinación con la vegetación y una fuente semejante a un espejo dan la idea de un conjunto simple perteneciente a él.
Siendo dirigidos por una de las monjas entramos al edificio. Un cambio brusco, de luz total al ambiente oscuro pero tranquilo, cotidiano de las religiosas. En una de las paredes se localizaba una ventana ámbar, paso de la luz suficiente para apreciar el pequeño cuarto. A continuación seguía la capilla. Única, sencilla, contrastada. En esta sección de la edificación abundaba la simpleza, ideal para evitar distracciones y con el fin de retener la atención del creyente. De un lado se localiza una cruz, que por un efecto del arquitecto no se aprecia su relieve. El altar es tal cual un sol impresionante para los fieles.
Como parte del recorrido pasmo por la sacristía, y un cuarto en la capilla dedicado a los familiares de las religiosas. Igualmente pudimos apreciar algunos de los cuartos donde los familiares de las monjas pueden ir a visitarlas. En todos estos cuartos se ve el trabajo de la luz, siendo una iluminación indirecta en la mayoría de ellos y haciendo del lugar un ambiente más cálido. Es impresionante el trabajo que se realizo en la capilla, trabajo arduo de un fiel.

Rubén dijo...

Capilla de Barragán

La capilla barragana no es una construcción que desde afuera resalte, esta localizado en el centro de Tlalpan en donde se puede dar por desconocido ya que en esa zona hay muchísimos conventos. La fachada al igual que la de casa Barragán no es una cosa que prometa mucho. Simplemente es una pared con un gran portón.

Cuando llegamos nos recibió una madre que nos paso al patio en donde estaban todos. Lo primero después de pasar el segundo portón fue ver una gran cruz a lo alto de todo el muro de enfrente. Fue impactante que lo primero en ver fuera eso y además el tamaño que si calculo bien era como 3 pisos de altura. Esperamos un rato en ese patio y ahí pude ver la fuente que era como un espejo, estaba en uno de los lados y no precisamente en el centro. A la derecha de la pared en donde está la crus hay una grandes enredaderas que el profesor después no comentaría que había aún mas ya que Barragán siempre le gustó la vegetación en intentaba hacer ver espacios enormes en pequeños espacios.

Entramos con la madre que al parecer era la más importante de ahí. Primero a un como recibidor, no recuerdo el nombre pero nos explico que cuando hay un aislamiento, que hoy en día ya casi no hay, esa puerta se cerraba y quedaba todo obscuro, pero Barragán realizo una pequeña ventana de cristal rojizo que dejaba entra muy poca luz pero si permitía una visión. De ahí entramos directo a la capilla. Lo primero que se ve es el altar y el retablo, aunque se ve muy sencillo la madre nos explico que todo esta hecho con oro. La iluminación nuevamente como a Barragán le gusta, es completamente natural, esto me gusto mucho ya que le daba el toque perfecto que necesita una capilla, le da un toque artístico y muy solemne que repito, para mí es perfecta.

Los colores eran rosa y un rojo que daban el reflejo buscado. Las bancas al estilo que siempre le ha dado a sus formas, en la orilla de la derecha una gran banca flotante al estilo de Casa Barragán. La capilla tiene un forma que según nos explicaron es como una barca. A la izquierda hay una cruz que nace del suelo y viendo hacia una pequeña sala en donde los fieles y las vistas estaban. Salimos de la capilla y entramos a la sacristía, hay había un espacio en donde las monjas se confesaban. Del pequeño cuadro del confesionario había como una T que salía, no explico la madre que era una seña de arrepentimiento. Pasamos a donde se viste el sacerdote y todos los muebles eran muy parecidos a los de casa Barragán solo que se veían un poco más modernos. Salimos a un pasillo y de ahí a una pequeña sal que es donde las monjas reciben sus visitas. Todos los muebles eran casi idénticos a los de la casa, humildes y con un toque de pueblo, esto por la infancia y adolescencia de Barragán ya que vivió en el rancho su padre. Algo que no mencione es el piso de la mayoría del recinto, que es de piedra volcánica como muchos de sus trabajos.

Muchos detalles son muy parecidos a los de la casa, pues es el estilo del que se rige Barragán, solo que en esta obra da a relucir todas sus pasiones, la arquitectura, los jardines y la religión.

Pedro Fabregat dijo...

Barragán simplemente nunca deja de impresionar. Sus luces, colores, formas, espacios... son algo que han dejado huella en el campo arquitectónico del México Contemporáneo.

Desde la entrada al convento, Barragán empieza a impresionar con su muro amarillo y su extravagante manera de construirlo, con el único propósito de adorno utilizando de manera original y creativa de acomodar ladrillos de varilla de construcción y añadirle color para que haga un contraste exquisito con el medio que le rodea.
Después de estar un rato en la entrada principal esperando a que las monjitas llegasen, me puse a observar que Barragán también utilizaba en el convento su gran afición de colocar plantas en las paredes para darle una tonalidad verde y de vida al entorno donde se encontraba.

Una vez que entramos al convento por la entrada principal, me agradó mucho la idea del arquitecto de usar la ventana roja para darle una luz rojiza al cuarto de entrada... de reflexión... de meditación.

Me llamó mucho la atención la forma de la capilla de las monjas, es impresionante como revoluciona totalmente lo que es la idea de las capillas. En Europa las originales capillas de los conventos eran apagadas, oscuras, etc. Pero Barragán transforma esa visión que se tiene de convento y todavia más importante... de su capilla.

Despúes que pasamos al confesionario, me impresioné de como cuidan las cosas las monjas ya que los muebles son los mismos muebles que puso el arquitecto. Muebles que aunque uno sepa que son viejos, se ven modernos e innovadores. Siento que eso es lo mas trascendente de Barragán, que por más que las cosas sean antiguas, se ven nuevas y modernas.

Sin mas palabras, Barragán otra vez cambio por completo el estilo de una capilla sin perder el mensaje de lo que es la misma. Él construye una capilla nueva, moderna,... pero piadosa.

jonathan pérez dijo...

A.1 A

Capilla Barragán,
brillante comunión.
Pérez Valero Mario Jonathan.

Ideología de muchos, pero con la capacidad de crear, y hacer posible lo abstracto, solo pocos. Luis Barragán, de nuevo, y sin sorprenderme, destaca entre las masas, llegando a lo que es la plenitud de su arquitectura con esta capilla modernista y estética hasta el mínimo detalle.

Construcción que tiene parte de Barragán bendecido por el único Creador y ayudado con esas manos que moldearon el barro y crearon al ser; colegas de trabajo e indiscutiblemente creadores de maravillas.

Como esta marcado en nuestro calendario, siendo precisos, un dos de febrero, le damos a Él esa propiedad incandescente que solo el fuego posee, que ilumina todo a su paso, quitando el frío en cada rincón y brindando vida en su entorno. La idea esta bien lograda por Barragán en la creación de la capilla, haciendo de lo abstracto algo visiblemente posible, táctil, y único.

Con este factor luz, que es lo que más atrae en este caso de su arquitectura, te sientes en armonía con Él, con el Santísimo y a su vez te queda clara que su presencia es un hecho, que te envuelve con su calor y su luz.

Queda claro que la luz por si sola no crearía tal impacto si no fuera por el bello manto que la cubre, por el recinto que la contiene y que en armonía, y en conjunto se vuelve en el espectáculo que es la capilla.

No nos debe extrañar que factor mencionado en este ensayo hablando de una creación de Barragán fueran los ventanales, que desde la obra que provocó el premio Pritzker nos mostró que una de sus preocupaciones e interés es fijar algo original en las ventanas o ventanales.

Provoca que su arquitectura se separare del mundo externo y que una vez estando en el interior de ésta logres transportarte a otro espacio y tiempo, a un lugar donde solo se tiene a uno mismo como inquilino. Es solo ahí donde se puede conocer a ese compañero que va contigo a todas partes y que en algunas ocasiones lo dejas en segundo plano. Tu mejor compañera se convierte en la soledad y es ella misma la que se encarga de describirte, pues es ella la que te conoce mejor que nadie. Te despegas un momento del mundo y sus colores, del mundo y sus sonidos, del mundo y sus emociones.

Oyendo al silencio, a aquel que muchos quieren ignorar, y efectivamente lo logramos callar; en ese ambiente que da origen Barragán logras brindarle por fin atención a eso que te quiere decir y notas que resulta agradable su entonación, que sin duda te hace extrañarlo cuando su presencia es nula y constante.

De nuevo la mezcla correcta entre filosofía, creatividad, religión, colores y algunos principios pilares hacen de simples materiales de construcción una creación merecida de reconocimiento y admirción.
Dios le dio el don, Barragán... su capilla.

cesar.herrera dijo...

Cesar Herrera Novoa
A1A Prof. Antonio Lenoyr

Capilla de Tlalpan

Me gusto muchísimo esta clase extramuros, que hicimos una visita a la capilla que construyo Barragán. Pudimos apreciar una ves mas todos sus gustos y formas de trabajar a través de esta gran obra. Al principio, yo creía que la entrada era como una capilla o una iglesia normal con curses, ángeles y garabatos como adorno pero no, desde la entrada a la capilla no parece asi, esta es como una entrada a cualquier lugar. Al entrar a la capilla pude ver el como también juega con los fondos para dar sensación de amplitud con la pared de la derecha que esta cubierta de enredaderas, cosa que le da mucha vida y frescura al lugar. También ahí pegado tiene una fuente de una sola pieza de piedra en la que no esta nada profunda pero también juega con las dimensiones y le da un aspecto como si estuviera llena toda la piedra. En esta fuente también por lo mismo de que le gustaba escuchar el sonido del agua caer, en una esquina tiene un canalito que esta tapado por un bloque de madera que detiene el agua pero cuando lo quitas, la deja caer despacio. Después entre a un cuarto que estaba afuera de la capilla. En este cuarto lo primero que nos mostraron fue la ventana que esta del lado izquierdo de la puerta. Era un cristal como blanco mezclado con rojo, que lo que nos decía la guía era que Barragán lo tuvo que traer en un viaje que hizo a Italia, porque aquí en México todavía no se trabajaba ese tipo de cristales. Des pues pasamos a la capilla, en donde pude ver todas las ideas que tenia Barragán desde ese entonces, que son ideas que se usan mucho hoy en día. En la capilla pude ver el como buscaba mucho lo cuadrado, no hay nada garigoleado o churrigueresco. Aquí también jugo mucho con la luz, ya que todas las paredes eran blancas excepto la del fondo, y las de la esquina del lado izquierdo que tenían un color como naranja, entonces con la poca luz que entraba por las ventanas verticales que estaban escondidas en la esquina del lado izquierdo, las que estaban enfrente de la cruz de madera, se alcanzaba a iluminar bien casi toda la capilla. También vi como todo lo que es el altar es todo dorado y muy cuadrado, muy sencillo en cuanto a detalles, y en el fondo el los costados de la tabla central hay dos cuadrados también dorados que se mueven, que se pueden doblar. Del lado derecho, por donde estaban los confesionarios estaba una zona separada de lo demás por una como reja de madera en forma de cuadrados, que lo que nos decía la guía es que era el lugar en donde antes entraba la gente a tomar misa que no pertenecía al lugar. Después pasamos a un pasillo que esta atrás de todo esto, en donde vimos una banca que lo que tenia de especial era que no tenia patas, que estaba suspendida en el aire, detenida por unas varillas que entraban a la pared. Justo ahí en ese mismo pasillo había en la pared una cruz de madera muy diferente a las otras ya que no tenia la parte de arriba, esta cruz lo que nos decían es que se llamaba cruz tao. Después pasamos a los recibidores en donde ya se pudo apreciar un poco mas lo viejo del lugar por los sillones y los demás muebles que estaban ahí. Después salimos y nos encontramos con otra reja de madera en forma de cuadrados, y a la derecha había una puerta de madera cuadrada y muy grande que solo se detenía por su eje con unos tubos que tenia de un lado. En esta visita lo que me impresiono fue que no se veia nada vieja la construcción, vi que muchas de las ideas que Barragán usó en este lugar son ideas que se usan hoy en día.

angel.garcia dijo...

La Capilla de Capuchinas, construida por Luis Barragán, es una obra que expresa por completo los ideales y la forma de pensar del arquitecto. Encontramos características de estilo espiritual, religioso, modernista, con toque de soledad, tranquilidad, aislamiento, que son algunos de los elementos que el público en general puede notar de esta instalación, financiada por él, debido a su gran devoción por Dios.
Desde que uno ve la fachada del edificio, puede notar que es una obra de L.B. ya que desde las puertas se puede notar una de las características más importantes del trabajo del arquitecto, la manera en que estas quieren incomunicar el interior y el exterior del convento, creando un ambiente propio. Lo primero que se puede percatar en el momento de entrar es la fuente que se encuentra en una esquina del patio, una contrariedad de la época donde a estas estructuras las encontrábamos en el centro, cambiando radicalmente el estereotipo de ese entonces. También encontramos las ventanas que no tienen vista al exterior, pero que si reflejan la luz del sol para la iluminación del lugar, singular peculiaridad de sus obras. Los colores, una de las mayores expresiones de la edificación, son un atractivo visual para el espectador, ya que cautiva su combinación de matices. La sencillez de sus cruces, representa de alguna manera la tradición de humildad que siguen todas aquellas personas evocadas a la Palabra del Señor, además que también es un signo de representación de la orden de las monjas.
La puerta que era completamente cuadrada, es una parte modernista del sitio, y al final podemos notar la pared llena de formas cuadradas, también símbolo del diseñador, que buscan iluminación controlada de alguna zona de la casa.
Indudablemente nos invita a tocar la proyección de su obra, la transmisión de sentimientos plasmados en este lugar nos remonta al pensamiento y época del arquitecto L.B., de alguna manera esto nos permite enfatizar con su contexto histórico y forma de percibir las cosas que son enteramente detalladas en cada rincón del lugar, junto con las influencias nos remonta a un sublime paseo por una forma de pensar y sentir de un personaje como lo es Luis Barragán

Diego.Beltrán dijo...

Ensayo Capilla de Barragán
Diego Beltrán Collado A1A
El poder, y la capacidad son cosas que se pueden potencializar, y en esta obra maestra lo notamos bastante.
Es claro que este hombre era un virtuoso, es impresionante como cada espacio está perfectamente pensado hasta el último detalle, de tal manera que deja una porción de sí cada vez que hace algo. Me parece imprescindible mencionar que este tipo de logros, que además en México me parecen contados, deberían ser exaltados y exacerbados.
Desde el primer momento en que tocas aquella puerta de madera, en el momento mismo que pasa por primera vez a un espacio de este convento, notas desde ese instante que Luis Barragán estuvo ahí. Es algo impresionante, es único, y vaya que haría falta mucho talento para poder igualar algo de esa categoría. Es una obra maestra a mi parecer.
Cada detalle, cada cuarto, cada color, cada banca, todo pensado para llegar a la posteridad. Es realmente de impresionarse como Luis Barragán estaba tan a la vanguardia, pues es estilo que ocupa, no era pero por mucho, algo imaginable en dicha época, es realmente impresionante, y algo enorme, es la cumbre de la realización creo yo para cualquier arquitecto que se considere de renombre, aunque a su vez, Barragán lo creyera así.
Es un lugar dónde el respeto por cada cosa, el orden y sobre todo la luz abundan.
Me pareció impresionante como tienes detalles muy parecidos a los de su casa, que visitamos la vez pasada; desde las perillas, el tipo de muros incompletos que utiliza, los colores para las paredes, para las celosías, la manera en que construye las bancas que le son posibles, para que estén empotradas, y de igual manera un sinnúmero de otros pequeños detalles que describen a un grande de la arquitectura en México.
Es el calor que da, la capacidad de sobresaltar lo que quiere, es enorme habilidad para ver a futuro e imaginar sus situaciones, fue esa gran habilidad lo que permitió que Barragán, lograra dichas obras maestras, y como en el caso de esta Iglesia; únicas.
La cantidad de horas hombre invertidas , así como también los recursos y , lo más importante , las ideas y la capacidad de un persona así , es algo que no se puede ni se podrá repetir, más cuando hablamos de una obra única en su clase.
Gracias por permitirme ver esto Luis Barragán.

dAVID rESILLAS oLGUIN dijo...

Resillas Olguín David. AIB
Ensayo sobre la Capilla de Luís Barragán.



Comienza con un desenlace, el desenlace de habituarse entre lo común de las demás casas, perdiendo la grandeza y originalidad que podría ganar en un claro y conciso cuadro abstracto, en un margen inverso, en un mundo aparte. De esta forma la capilla que Luís Barragán diseño a modo de ser un convento se lleva las palmas mostrando algo sencillo como lo es el amor.
Y sí, podrían gastarse muchísimas paredes enteras describiendo la forma en que Barragán amo esta obra y se estaría lejos de abarcar todo su significado, Barragán la amo tanto, que con celos desistió de ella al momento en que no lo dejaron tratarla con esa libertad de compromiso que el adquiría con la obra y que volvía a esta algo más que una expresión materialista y le colocaba una esencia de ser vivo, llenándola de corrientes creativas, diligentes, responsables, apasionantes, simples y estéticas.
Asi, cuando cualquier individuo entra a la capilla, es imposible que no se deleite con el estilo simple y magico que el altar y la cruz imponen sobre el, es casi seguro que se abstraerá en el dorado de la nave al igual que las monjas lo hicieron la primera vez que entraron y es obligado, no por lo que se escribe, si no por lo que se ve, que se pregunte el por que la poca simetría entre los cuadros del vidrio amarillo ahumado que se encuentran al final de la quilla de la iglesia que produce esa calidez en toda la capilla que pocas iglesias encuentran al momento de ser construidas.
De esta forma se hace fácil concluir que Barragán, además de ser un gran arquitecto y diseñador, fue todo un apasionado al momento de entregar completamente su persona en una acción, una tarea o una meta y que esta facilidad que no muchas personas con ciertas habilidades artísticas no encuentran por no comprender perfectamente su grado de abstracción frente a las cosas, es posible cuando a todo se le da un toque de cariño incondicional.

miguel.valladolid dijo...

La visita a la capilla diseñada por Barragán fue muy interesante ya que tenía muchas cosas en común con la casa que habíamos visitado. Es una capilla a la que no se tiene acceso a gran parte como lo tuvimos, por lo que pudimos apreciar muchas cosas que la mayoría de la gente no podría ver.
Al entrar a la capilla tienen la forma de una casa normal, pero al ir entrando va tomando forma cada vez más de capilla hasta que se llega a la parte principal. En la parte principal había una estatua cubierta y tres cuadros color oro, uno de ellos más grande que los demás. Los cuadros dorados reflejaban la luz proveniente de la parte posterior. A un lado se encuentra una cruz de gran tamaño y un muro con vidrios ambar de diferentes tamaños que dan una luz diferente. Después pasamos a un lugar cerrado en el que hay un vidrio rojo, que al igual que los vidrios ambar da un una coloración especial. Pasamos a la parte donde pueden rezar las personas que no pertenecen a lugar en el que hay una reja que no permite ver a las monjas, hay una reja de madera que da un efecto y hace ver de diferente tamaño a la cruz que habíamos visto previamente y el lugar en el que está el confesionario es con reja abierta por lo que se puede ver quien es, algo nuevo para la época en la que se construyó. Después pasamos a una sala en la que estuvieron Barragán y sus amigos cuando inauguraron la capilla, en esta sala que después fue usada por las monjas cuando eran visitadas por sus familiares también hay una reja de madera como la que había en la capilla. Al final fuimos al patio, está en el centro, tiene una gran cruz del tamaño de la barda y una fuente que actualmente es usada como decoración pero fue usada para tomar el agua para las actividades diarias.
La visita a la capilla fue muy interesante porque es un lugar que solamente se puede conocer en gran parte si eres estudiante, por lo que mucha gente no lo conoce como nosotros, la capilla tiene algunos elementos muy interesantes como lo son las luces de colores y el efecto que se hace con la cruz en la capilla.

Luis Alberto dijo...

Hernández Hernández Luis Alberto
Ensayo: Capilla De Las Capuchinas, Luis Barragán

Sin duda, de nuevo el extraordinario arquitecto Luis Barragán nos maravilla con su ingenio y visión que tiene para construir cosas novedosas en su tiempo, rompiendo las reglas tradicionales que normalmente otro arquitecto lo sigue como si fuera una regla, pero en él, su caso es romper esas reglas con el fin último de impresionar a las personas, de que las ideas ahí están en el mundo, en la mente, en la imaginación, solo hay que cerrar los ojos y dejar volar la creatividad. Por ejemplo en el patio se ve una fuente en una esquina y no en el centro de ella misma, que común mente en esa época así se ponía, pero el decide dejar eso a un lado y seguir su propio código.
Lo impresionante de la Capilla de las Capuchinas, es que, él resalta los detalles importantes que tiene una finalidad última, en este caso su finalidad es Dios, como era muy creyente, en la capilla los colores que tiene, en mi punto de vista, tiene un significado importante, por ejemplo, en el oratorio, el color que resalta más es la cruz, ¿Y por que ella?, porque es el símbolo importante de nuestra religión, él resalta esta cruz y lo pone en una posición que juega con la luz exterior que le da en ella un efecto especial que a mi llama mucho la atención.
También por otro lado los colores crean un ambiente de tranquilidad de paz interior, por obvias razones el pone y escoge los colores en los lugares indicados que para él tiene su suma importancia. Si se compara La Capilla De Las Capuchinas con su casa, vemos que el atractivo visual que se crea es similar, similar porque para empezar, las luces artificiales que él pone en un lugar que no sea visible las vuelve a poner en forma no visible para el espectador, al igual los muebles son de tipo rustico, así por ejemplo, hay un mueble que esta sostenida en la pared, y eso lo maneja igual en su casa, esto significa que el tiene su propio código, su propio estilo. Sin duda ya que conozco más las obras de Luis Barragán, no tengo ninguna duda de que él siempre me va a sorprender en cada obra que vaya conociendo en cada detalle que exista en sus trabajos, aunque sea la mínima expresión por que todo elemento tiene un porque. Sin duda uno de los mejores arquitectos.

Manuel Soní dijo...

Capilla Tlalpan
(20/11/08)


Aleluya, aleluya. Más que la contestación de las oraciones religiosas se convirtió en el pensamiento general al momento en que se abrió la puerta de acceso al lugar. Cabe hacer mención de lo revuelto de los números que ocasionaren el retraso de nuestro arribo, pues en ese día, malo para la lógica matemática, descubrí que después del 33 siguen otros dos "33" seguidos de 8, 26, 26, 38, 7; así, aunque sin la ayuda de algún risueño gato de Cheshire o un Sombrerero loco y después de unas vueltas, nos fue posible llegar al portón café en la fachada de un edificio gris, la capilla.

Una vez dentro del lugar se notó el aislamiento, la reclusión, pues al ser cerrada tras nosotros la gruesa puerta no solo el ambiente se cerró, sino todo ruido externo pareció silenciarse.
La iluminación del lugar resulta una maravilla de la planeación, pues que la mayor parte del tiempo no hace falta más que dejar la ventana despejada, no obstruir su hueco, sin embargo el lugar cuenta con focos de luz artificial, con los cuales sustituir a luz solar cuando se ha terminado esta; de este modo, el nártex de la capilla se ilumina de un color rojizo que despide cierto sentimiento de fraternidad, afecto, que aunado al techo bajo genera un ambiente de comodidad que lo aleja a uno de las prisas y el estrés de la vida diaria.
Al abrirse la puerta del oratorio inmediatamente se nota el cambio, pues el techo se dispara increíblemente a una doble altura y una luz dorada lo envuelve a uno en una atmósfera de paz y solemnidad que no es menos que acorde al lugar. Inmediatamente uno busca la fuente de tan potente luz dorada, y al voltear, detrás de una celosía, un enorme vitral de vidrio soplado de color amarillento que proyecta la luz solar directamente sobre el dorado retablo, una enorme cruz de madera patinada en oro compuesta de tres cuadrados enormes.
En seguida la vista se posa en la cruz del costado de la capilla que recibe una iluminación propia, así pues uno se acerca a ella para verla mejor, y averiguar de donde proviene la luz que refleja sobre la pared de detrás del presbiterio una cruz de sombras. Al acercarse se descubre que la pared es una cuña que dirige hacia un vitral, de vidrio amarillo igual al anterior, que genera la luz específicamente para el colosal crucifijo y el presbiterio.

Así, después de apreciar la fuente de la iluminación de la cruz, cruzamos la nave de nuevo para ir a la capilla lateral, o eso nos pareció,pero al cruzar la celosía se nos condujo por otro pasadizo, llegamos así al reducido pasillo que fúnge de confesionario a las monjas que en el lugar reciden y de paso a la sacristía. El lugar se puede resumir a un pasillo medianamente corto, frío y blanco, el cual por la hora, fue necesario alumbrar artificialmente, de modo que pudiésemos apreciar la banca sin patas que en el lugar se encuentra, un tablón de madera soportado en tres barillas incrustadas en la pared, en siguiente lugar la vista se fija sobre el confesionario, un sencillo reclinatorio y un agujero en la pared cubierto por un plástico perforado y enmarcado por una cruz tao - la cruz de la penitencia -, y continuamos el recorrido hacia la sacristía.

El cambio, como todos los que se dan en las construcciones de Barragán, fue notable, pues de estar en un reducido pasillo blanco y frío, se pasa a una recámara forrada de madera - roperos, cajoneras, etc. - y amplia, en la cual el sacerdote pudiese cambiarse sin miedo de enfermar, sobre todo en meses fríos como los que se avecinan.
El lugar, hecho a según los requerimentos y estándares de las necesidades de un sacerdote cuenta con amplios guardarropas en los que colgar la casulla demás elementos de su atuendo, así como cajones de diversos tamaños para guardar diferentes cosas.

Pasamos después a un pasillo, el que conecta el jardín con la nave lateral, a la cual entramos esta vez, era un lugar ciertamente pequeño, y al contrastarse con la cruz que brinca a los ojos de quien voltea al altar y que se ve magnificada por un efecto visual causado por la celosía cuadriculada que resguarda a las monjas del contacto con los feligreses; en seguida uno se acerca a la celosía para averiguar la procedencia de una luz que baja al frente de la nave, y se da uno cuenta que es un tragaluz de color ámbar que se encuentra en linea paralela a la nave principal.

El siguiente detalle fue la gran cruz tao que se puede ver a la derecha de la capilla, una cruz blanca que abarca una buena parte de la altura del lugar, ésta le hace a uno recordar la que anteriormente vio en el confesionario interno, lo que lo hace buscar el confesionario publico, y da con un cuarto incrustado en la pared con puertas de madera, reclinatorio en una parte y asiento en la reservada al sacerdote.

Al salir de la capilla de los fieles se encuentra con una puerta de madera, grande y pesada, que en vez de estar sujeta por bisagras a la pared tiene soportes al piso y al techo, al ser abierta se dan dos posibilidades, seguir al jardín, o entrar a la sala de visitas, una pequeña sala con sillones y mesas en que las novicias recibían a sus familiares y visitas, sin embargo no se reciben visitas en el mismo cuarto, las visitas se encuentran en una sala aledaña unida a esta por una pequeña reja de madera, de podo que las visitas pudiesen ver y conversar, sin estar en el mismo cuarto; la sala de las visitas se encuentra igualmente adornada que la anterior, con la peculiaridad de que en una ventana de cristal ámbar se encuentra un crucifijo, el cual en horas tempranas - como lo son, o eran, las horas de visita - genera una gran luz detrás del cristo, o que le da un toque místico y señorial.

En seguida pasamos al jardín, un recuadro abierto con una fuente en un extremo y una enorme cruz blanca incrustada en la pared del otro lado, y no puede evitarse el mencionar la enorme hiedra que cuelga de una pared lateral, que junto con unas bugambilias en la parte superior y unos árboles en el lado opuesto, dan el toque de boscosa libertad que tanto busca Barragán en sus obras.

Para terminar el recorrido pasamos a la portería, un cuarto con puertas en dos extremos, una con salida a la calle y la otra al jardín, sin embargo y sin recurrir tampoco a luz artificial, no falta iluminación en este lugar, pues sobre la puerta del jardín se extiende una vidriera ámbar que proporciona buena luz. Y así, despedidos por la relajante luz ámbar de los cristales salimos de regreso a la apurada y ruidosa ciudad.


Manuel Soní Rico
A1b

arimel.javier.ortiz.lara dijo...

Arimel Javier Ortiz Lara

Cuando llegue al lugar me pareció que no era de el la construcción por que no sabia que el conservo el casco y que el rediseño el convento, pero después entendí que el quería conservar el ambiente exterior de la zona donde construía, sentí que veía lo mismo la geometría su intención de que por efectos visuales su los espacios se vieran mas grandes de lo que son y hasta cierto punto es repetitivo.

Pero es bastante impresionante como juega con las prospectivas y los colores me gusto mucho que siempre considera la luz natural y la pensaba como principal iluminación, y es interesante ver que cuando cambia la hora del día la iluminación es diferente la prospectiva es distinta los colores y es lo mas padre.

También me sorprendió ver que tenia luces en el techo que bueno el se supone que no las usa, hablando de la iluminación artificial es bastante sorprendente que en la parte de la nave principal en donde están las monjas como ilumina con un foco muy chiquito.

La parte del jardín me gusto mucho y independientemente de que la fuente era muy sencilla era muy padre el efecto que se hacia según la posición de donde estuvieras viendo que eso es muy padre por que hace parecer mas profunda de lo que es.

Es impresionante como usa el concepto de separación muy ya que pues en cierto punto todas las habitaciones están conectadas independiente a que se cerraran las puertas de la habitaciones ya que siempre hay un espacio que no esta cerrado y mantiene conectadas a las habitaciones.

jose Carlos dijo...

Ensayo capilla Tlalpan:
El jueves 13 de Noviembre visitamos una capilla en el centro de Tlalpan diseñada por el renombrado arquitecto Luis Barragán. Lo que parecía una puerta de madera común para cualquier casa, se convertiría en la entrada a un mundo el cual antes no se conocía a que las personas que habitaban este espacio eran unas monjas capuchinas las cuales vivían enclaustradas en un espacio de silencio y serenidad que lograría Luis Barragán con este proyecto.

Al pasar la puerta vemos un patio con piso de piedra volcánica que contrasta con un muro como de 6 m de altura el cual tiene una cruz que sale del muro y nos hace mirar hacia el cielo, también esta cubierta de una enredadera la cual la vi un poco corto de acuerdo al modo en la que Barragán la hubiera querido y nos encontramos con un típico espejo de agua.

Al entrar lo primero que sentí era como Luis nos introducía un poco a lo que más adelante encontraríamos en la capilla, ya que eran unos pasillos un poco angostos con poca luz y muy silenciosos. Al llegar a la capilla lo primero que resalta en el contraste entre el muro naranja y el sagrario de oro, pero desde que entras se siente un ambiente tranquila perfecto para la meditación y la oración los cuales necesitan las monjas y con lo que logró esto Barragán fue con un juego de luz impresionante ya que al poner en la parte de atras unos vidrios semitransparentes una reja los cuales dejan que la luz pase parcialmente, aunque el efecto se me hizo muy bueno el material que utilizo ya se me hizo muy poco moderno para mi gusto, pero en general la capilla da una sensación de tranquilidad.
Pasando a los demás cuartos se ve reflejada la amistad con Chucho Reyes ya que tiene varias obras de el y se sigue viendo el impresionante conocimiento de Luis para combinar colores con la luz y así aprovecharlos para crear una obra arquitectónica impresionante.

javier.diez dijo...

Ensayo Capilla Barragán:
En el pasado 20 Noviebre tuve la oportunidad de asistir a otra de las obras del gran arquitecto Luis Barragán.
Acudí con el grupo de A1b debido ha que no habia podido asistir a este con mi grupo por enfermedad.
Ya le comentaba a mi profesor Lenoyr que un par de semanas antes había ya asistido a esta capilla por una primera comunión, en la que había notado una relación con Barragán lo que no sabía era que realmente ésta era una obra de él.
Al iniciar la visita Barragán crea una sala de espera para dejar en espectativa el resto de su obra poniendo así rasgos que lo hacen característico como sus lámaras indirectas o su uso de la madera.
Después se atraviesa el patio y se nos adentramos en la capilla sobre la que se destaca un vidrio de una tonalidad en rojo electrizante, hecho asi para que la luz entre de tal forma que no se vea desde fuera.
Al entrar en la capilla lo primero que podemos observar es el techo tan alto que te da libertad y espacio, junto con unas bancas paralelas al altar y una perpendicular a éste.
Como lo más importante en la capilla se escuentra el retablo el que a pesar de ser muy simple destaca su importancia por la posición y aislamiento en el que se encuentra, su color dorado.
Al observar desde el altar hacia atrás se puede observar el coro alto en el que se ponía las monjas y con una celosía no muy gruesa se dejaba pasar la luz pero no así la vista hacia abajo o hacia las personas de arriba.
Un objeto sobresaliente en esta capilla es la cruz en color durazno la cual es muy alta y tiene su palo de la "t" muy elevado a comparación del éstandar. Este tipo se cruz se repite mucho. También pudimos notar el vidrio color ámbar por el que se da gran parte de la iluminación y sobre la que se logra el efecto de la sombra de la cruz en la pared (como en la postal que nos regaló).
Pasamos después a donde la monjas se confesaban y pude observar que estab muy bien diseñado y que se podía observar de nuevo las lámpara indirectas. Después pasamos a la sacristía en la que los padres guardan sus implementos eclesíasticos, cada cajón diseñado para cada cosa que sería guardada en él.
Se puede notar que no habia pared para no aislar pero por problemas climáticos se cerró con un vidrio.
Después de la sacristía se llega a una puerta que abierta se obtiene la mejor vista para mi gusto de lo que Barragán logró con su capilla.
Se ve desde donde los fieles recibían la misa y a través de una celosía, que mantiene el grosor anterior, se puede ver el altar y una combuinación de luces y de efectos grandiosos, dando así una triple ilusión para el deleite de la pupila.
Otra de la cosas que llamó mi atención fue una cruz incompleta (T) que a la hora de preguntar el porque de ésta, era por que en un pasaje de la Biblia San Francisco la muestra como "Tao" en la que es un símbolo de penitencia, Barragán la expone en el confesionario tanto de monjas como de fieles. En ese mismo cuarto se oobtiene una gran iluminación debido a nu espacio abierto pegado a la celosía.
Afuera de la capilla se puede notar de nuevo toque del arquitecto en el piso de roca que usa, en la celosía de color amarillo y en la banca empotrada en 2 de sus lados.
Se puede hacer una comparación con las lámparas que usa Barragán repetidamente y aquellas en Cedros, las de la UP creo que pierden su escencia al ser tan modernas y dejar pasar la luz de cierta manera.

up.francisco.f dijo...

Francisco Franco
A1B
Capilla Barragán
Como siempre, me resulta toda una travesía el ir a los lugares culturales impuestos por el arquitecto Lenoyr pues siempre me ocurre de todo en el trayecto. Esta vez se nos hizo un poco largo el trayecto porque no sabíamos como llegar a pesar del croquis y después de preguntar la localización a unos cuantos transeúntes dimos por fin con la gran obra de Barragán.

La primera impresión de la fachada es nula, es muy simple al igual que la casa que visitamos unas semanas antes. Pero lo maravilloso comienza al cruzar el portón.

Se me hace asombrosa la facilidad que tiene este personaje al hacer nuevos espacios tan coloridos, distribuidos, innovadores… en fin, lo analiza todo de tal forma que siempre se salga con la suya y no deje de impresionar a los espectadores.

Lo más importante, el altar, por la hora del día en que pasamos está iluminado por la luz del día que al bajar de intensidad modifica un poco los colores. Recuerdo el gran muro de color salmón (que fue el color que yo distinguí) vislumbrado por la emanación de luz proveniente de una gran franja de vidrios de cortes distintos precedido por el singular retablo de color dorado, sin duda éste me gustó bastante por la simpleza y complejidad a la vez.

Los demás cuartos también fueron de mi agrado, como siempre utilizando las luces indirectas salvo en 2 o 3 habitaciones, o los muebles empotrados o de esa madera típica del arquitecto. Cada detalle “de acuerdo al plan” siempre bien logrado a pesar de los contratiempos, me motiva a seguir más de cerca a este señor que sin duda es uno de los mejores arquitectos que han existido y que siempre demuestra su toque vanguardista.

Pero lo que más me gustó aparte del retablo del altar y algunos muebles, fue la gran fuente hecha de una sola pieza de piedra. Es tan creativa y a pesar de lo simple que es, lo es todo. Resalta de gran manera y me gustaría verla con más agua como en un día de lluvia para poder escuchar el sonido y ver la caída del agua hacia las zanjas de los costados.